La educación ambiental no es una charla

La educación ambiental esta de “moda” hoy, porque en algún momento el ser humano descarriló; salió del camino eco-lógico para entrar en una especie de amnesia, donde ya no relacionamos nuestro día a día (entorno material, actividades, etc.) con la naturaleza. Casi hemos olvidado que una zanahoria proviene de la tierra, directamente. Así que ya no les cuento una nevera o el sofá de casa: madera, minerales, petróleo, agua… todo sale de la Tierra.

Nuestro impacto sobre el planeta está directamente relacionado con nuestro consumo, y no queremos verlo. Tanto es así, que muchas veces se oculta.

En este contexto es donde nace la educación ambiental, para reflexionar, aprender e integrar que dependemos de un medio ambiente sano. Y así fomentar nuevos hábitos de consumo, más responsables y sostenibles.

En tercerepaisaje entendemos la educación ambiental como un proceso continuo y transversal,  cuyo objetivo es el desarrollo personal de cada individuo y de la sociedad. Cambios en hábitos de consumo, bioconstrucción, descubrimiento de la naturaleza, puesta en valor del funcionamiento de los ecosistemas, etc. Estos son los valores que deseamos transmitir proponiendo soluciones y caminos que velan por el cuidado del medio ambiente y la sociedad.

Una charla o un taller de educación ambiental son una parte de la educación ambiental, pero no olvidemos que ésta es mucho más amplia.

Esta imagen, de autor desconocido, muestra muy bien lo que la sociedad prioriza la hora de “educar”.