Filtro de gravas plantado, tratamiento extensivo para las aguas residuales

Buscando una solución de tratamiento extensivo para la depuración de aguas, hemos dado con un sistema ampliamente utilizado por nuestros vecinos franceses, con excelentes resultados de depuración.

Se trata de un humedal artificial de percolación vertical, que consiste en un filtro de gravas plantado con carrizo. Los filtros son alimentados, alternativamente, en superficie con el vertido de aguas residuales brutas, habiendo pasado únicamente por un desbaste. El agua va percolando verticalmente a través del filtro, permitiendo una retención física de los materiales en suspensión en la superficie, donde se irán acumulando. La degradación biológica de las materias disueltas será realizada por la biomasa bacteriana aeróbica fijada sobre el lecho filtrante. La empresa Syntea (www.syntea.es) propone este BiHo-fiftre®


Esquema del BiHo-fiftre®

En caso de existir suficiente desnivel el sistema funcionará sin electricidad, mediante sifón autocebante; de lo contrario se requerirán unas bombas para impulsar el agua sobre los lechos.

Las principales ventajas que encontramos son una excelente integración paisajística, una explotación simple y gastos reducidos. Lo más importante es que no se deben tratan los fangos por separado.

Los tratamientos extensivos de tipo «filtros verdes» o «biofiltros» pueden ser de muchos tipos, y en existen experiencias fracasadas, por desconocimiento y mala previsión.

Estos sistemas son una excelente solución, pero es imprescindible realizar un buen estudio previo, prever el dimensionamiento adecuado, analizar las gravas utilizadas y construirlo minuciosamente. ¡Entonces será un acierto asegurado!

En Aragón pudimos visitar el filtro de Castelserás (Teruel) puesto en marcha en verano de 2018, como prueba de este sistema por el Instituto Aragonés del Agua.

Depuradora de Castelserás